Las diferencias de aprendizaje surgen por diferencias neurológicas en la estructura y las funciones cerebrales, y afectan la habilidad de la persona para recibir, almacenar, procesar o recuperar y comunicar cierta información.” (Informe Anual del Centro Nacional de las Dificultades de Aprendizaje (NCLD), 2014)

Los alumnos con diferencias de aprendizaje lo pasan mal dentro del aula porque los métodos de enseñanza que se aplican no son los adecuados para la forma en la que sus mentes funcionan. Afortunadamente, ahora esto se sabe, y gracias a múltiples investigaciones e han creado técnicas de aprendizaje modernas que no solo ayudan a estos alumnos a alcanzar su potencial, sino que además los empoderan para ir más allá.

Entre las diferencias de aprendizaje más comunes se cuentas la dislexia, la discalculia y la disgrafia. Otros trastornos y déficits asociados a las diferencias de aprendizaje incluyen los déficits de procesamiento de información como el trastorno de procesamiento auditivo, los trastornos de procesamiento visual, el trastorno de déficit de atención (TDA), los déficits de funcionamiento ejecutivo y otros trastornos de aprendizaje de naturaleza no verbal.